jorge enrique mantilla

A MI MADRE QUERIDA, POR DIOS QUE SÍ!

A MI MADRE QUERIDA, POR DIOS, QUE SÍ!

 

Mujer, madre santa y de su vientre bendita

La que nos llena el alma con su amor de diosa inmortal

Que calla aquel llanto del hijo, con su pecho maternal

Con sus cantos nos mece en la cuna y en su regazo, majestuoso celestial

 

Madre, dichosa, noble y hermosa, de su cuerpo abnegada

Con su grito de dolor y sufrimiento, demuestra toda su grandeza

Gracias a Dios, por habernos dado la mejor madre, por todos recordada

Amémosla por siempre de corazón, por su temple y grandeza

 

La vida es un huracán, desmedido de ilusiones y pasiones

Y tú, madre querida, has sabido capotear, las borrascas del dolor

Las incertidumbres del amor, de avatares, sin comprensiones

La fortaleza de su cuerpo, llena su espíritu de alegría y resplandor

 

Las madres son como las flores, bellas, hermosas e inigualables

De rosas de mil colores, que brotas pétalos de olores y dulces sabores

Soñadora, tierna y sacrificada, alcahueta de sus amores inseparable

Su virtud esparce perfúmenos de justicia, templanza y valores encantadores

 

Gracias madre, por sus consejos sabios en tiempos aciagos

De esos que salen de bien adentro de su cuerpo y alma soñada

Que vienen del cielo, que maduran la experiencia, el tiempo y sus halagos

Por habernos dado la vida, el Señor de los Cielos, a ti encomendada

 

Madre, eres genial tu manera de criar, de tu existencia

Que das amor y pasión sin contemplación, ni cortapisa, sin medida

Riegas de dulzura, pormenores de experiencia, sabiduría y prudencia

Mujer, que le sale del alma y lo das todo, por sus hijos

Hasta su propia vida, por todos, siempre agradecida

 

Mujer, tu belleza de madre, te hace grande emocionalmente

Del amor de tus entrañas, das la vida, por Dios infinita y creada

Tu vientre mágico, no tiene comparación en el jardín de la naturaleza, sorprendente

Siempre estarás preciosa y florida, para quien te aprecia y de tus hijos amada

 

Eres mujer y madre, de su alma, clavel inmaculado

Inmaculado todo su ser, que guardas en secreto florecido

Florece su espíritu de alegría, al dar la vida,  aquel ser esperado

Esperando siempre, que sus hijos sean el reflejo de sus anhelos, conseguido

 

Hoy y siempre, te rendimos un sentido homenaje, al felicitar

Al ser más querido, de  las criaturas adorado

De amor puro y placentero de bendiciones sinceras

De aquella mujer especial, que nos dio la vida con llanto y dolor

Y en el descanso, verla alentada y de su cara sonriente

De satisfacciones llora de júbilo y llanto mi corazón

 

Madre querida, a Dios, le pido en mis plegarias y oraciones

Que la proteja y la guie, por los caminos de su abnegada vida

El amor de sus hijos, para que cuiden a éste maravilloso ser

La proteja en salud, para que sigas esparciendo, todo su querer

 

Cuando haya una flor en la inmensidad de la naturaleza

Y esa flor, sea una hermosa rosa florecida del campo

Estarás allí, madre querida, de esplendorosa belleza

Rodeada de mis jardines florecidos, la flor más preciosa

 

Madre bonita y hermosa, de sus quehaceres por todos sacrificada

Sonría y ríase mi consentida, para festejarla y con mucha razón

Por habernos entregado todo, su cuerpo, su alma y todo su corazón

Por darnos la vida, la inteligencia y todo el valor

Que viva mi madre querida, en todo su esplendor!

 

-          Un saludo muy especial a todas las madres del mundo

A las que las tenemos viva, un saludo y abrazo especial

Y a las que se nos adelantaron, una plegaria de oración, en su adoración -

 

Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Mayo 11-2014 “Día de la Madre”



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.