Ludvaldo

SONETO DE LA GOTA

De linfa clara reluciente gota

que escapa de tus labios, roja seda,

por tu divino cuello lenta rueda

mientras al viento tu melena flota.

Tal cuadro mis latidos alborota

y más cuando del pecho que me veda

tu saña y que derrota a los de Leda

toma feliz la perla la derrota.


¡Quién pudiera emprender el grato viaje

de tu cruel boca a tu venéreo pecho!

¡Quién pudiera alcanzar de ese albo trecho



la ebúrnea meta que te abulta el traje!

¡Quién pudiera, libándolo, el ultraje

vengar de aquel cristal a mi derecho!

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • Maria Isabel Velasquez

    CUANTA ANSIEDAD POR SER ESA GOTA... HERMOSO SONETO
    FELIZ FIN DE SEMANA
    ABRAZOS DTB

    • Ludvaldo

      Muchas gracias y un saludo cordial.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.