Magali Aguilar Solorza

CARMEN DE MI VIDA.

Dulce ángel de mi compañía,
la que no me desampara
en ningún momento de mi vida.

Tú, la que con sus rezos elevas
una plegaria al cielo, implorando
al creador por nuestra tranquilidad.
La que siendo yo pequeña, me guío
por el camino de bondad y nobleza,
en el amparo de fe y esperanza.

Di mi nenita, que hoy te vestirás
de gala y mirarás al cielo como cada
madrugada, pidiéndole al creador
que te llene de esplendor, porque
no quieres que triste te vea;
tu negrita linda.

¡Sabes! Contaré los luceros, porque
las estrellas se escondieron
de tanto mirarlas y sólo quedo una;
la polar, la que cada invierno iluminó
nuestro peregrinar.

Recordando mi niñez estoy,
cada uno de esos momentos
vividos junto a ti; y...

¡Bilita! ¡Bilita!
¡Quieres venir, vamos a jugar!
Mira que está linda la tarde; el sol,
tiñe el racho de carmín, en el existe
una amable mujercita, llamada Carmelita.
Borda que borda sin parar, teje que teje
sin cesar, los manteles del hogar.

Sé que adornarás la casa esta Navidad,
pintando la rama del huizache,
colocándole muchas palomitas.
Darás velitas o tal vez, por la ventanita
de tu morada, miras el camino,
buscando esa figurita demorada
que te hacen recordar a esa nieta,
que cerca de ti no está.

Perdóname mi viejita hermosa,
perdóname rosa esplendorosa
no quiero que sufras, prométeme
una cosa, que disfrutaras airosa;
esta, tu vida primorosa.
Tu nieta, que te ama.


Magali Aguilar Solorza
(Quieta Night) Jueves/ Mayo/8/2014 9:57:49 am
Autora mexicana

 

Todos los derechos reservados por la autora

Comentarios1

  • Mallito

    Hermoso poema que denota mucha ternura, mucho amor. Es un gusto pasar por su espacio po├ętico para saludarle y deleitarme con sus lindos poemas, que tenga un lindo fin de semana.
    Saludos cordiales
    Mallito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.