Eligio Barriga

Quebranto

Era un nudo en la garganta que se guardó los te quieros

mientras que el alma enardecida de puro amor y ternura

te miraba por los ojos moribundos del corazón sentenciado

y así se alejaron tus suaves pasos  tras la niebla del recuerdo 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.