facundo valdez

el afilador

 

Si algún  día

de mi hacha se acabara el filo

por cantar tantas trovas a porfía,

que venga un tiempo de sigilo

donde pueda remendar mi corazón

que se debe al mundo proletario...

mas nunca mi idea podrá irse al zafacón

que aún embotada de su filo

Dios ha de pasarla al mollejón

y aunque les entre  duda

saldrá de sus manos mas filuda

que las garras de un oso

que por el frío inverna

y que cuando la nieve abreva

con hambre de coloso

abandona el silencio de su cueva

y ruge al aire su grito poderoso,

que en  este mundo no hay dolor mas rudo

que ante la injusticia reclamando sus despojos

 quedarse ciego y  mudo

cerrando  del espíritu los ojos.....



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.