samsamsa

Confrontaciòn

El gélido aire de la noche
Cargado va de reminiscencia
Y los árboles juegan con sus ramas
En la fosca noche. 

Los edificios, gigantes de ladrillo en silencio, 
Solo hay un ruido:
El murmullo del viento.

Los pétalos de las flores caen
Y un ligero temblor se asoma cada vez que tocan suelo,
Flores marchitas, flores de antaño
Que acompañan el vagar de un desterrado. 

!Oh! La misma noche, las mismas estrellas, los mismos caminos, 
Noche de mil noches de ilusión
Estrellas gemelas y azul ocaso.

Noche ¿dónde están las flores del ensueño? 
Aquellas inmarcesibles
Noche ¿dónde están los caminos del ensueño
Aquellos infinitos
Noche ¿dónde esta? Dónde esta el ensueño? 
Que se ha hecho diáfano. 

Noche orgullosa ¿no vas a responder?
Noche vanidosa nunca respondes a los desterrados...
El silencio es peligroso, tenebroso, lóbrego y taciturno.
El mutismo de la noche marchita es desolador
El tiempo de la noche marchita es efímero
!Ay! Noche solitaria si el tiempo marchita las flores
Tu silencio marchita las almas. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.