horaciojose

El sol sale

 

 

Como Sísifo el sol sale y crece para morir cada día

El horizonte hace testigo de su tanatica muerte

Anuncio previo del renacer del hombre

Como Sísifo, me voy hacia el lado de la partida

Armo tus mejores miradas, me llevo lo que sirve tanto

Digo pequeños actos para rescatar tu recuerdo

Y me hundo en la noche del olvido esperado

No hace falta que me llames, ya me has perdido

Estamos enfrente de cada duda encallecida

Sin embargo, creemos que son certezas iniciales

 

Como el día que te conocí, tu piel me produce alegría

Pero el tiempo me ha dado la distancia de la mía

Comprendo que es posible, aunque sea muy difícil

Animo mi cuerpo, suspendo mi alma, digo te quiero

En cada error mío reclamo mi calma, en el tuyo no escucho

Dejo que se vayan los silencios por el camino justo

Pero, el costo es alto, me deja sin vos, me deja solo

Final anunciado del camino siempre, susurro

Te espero, me haces cambiar mis monedas,

Rodeas mis costumbres y abro los brazos

Me niegas en tu ira, dejas el candor en la vereda

Para entonces me parecen superfluas todas las palabras

Llamo a mi cuerpo, lo protejo, te despido, te protejo

 

Amanece otro día, en algún mandato estará perdido

No lo buscaremos, tal vez no sea necesario

Diremos adioses enfundados en soberbia

Y la mañana avanzará sobre nosotros

Nada para, todo sigue, aun sin esta vida

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.