juan ramon

4:30 A.M.

Asincerado por el trabajo

Por la noche

O por miedo a mentir.

 

Deleitado

con tu nombre.

En la hora triste de la madrugada.


Con el frágil Sonar

De las prendas rotas,

De lunas descubiertas,

Gemidos de poca fe,

Del clero eclesiástico

De una Iglesia

Amorfa.


Con una palabra,

O con un objeto

De forma tácita

Con la dulzura precisa

De un cirujano.


El jardín de el Edén

Sin tiempo para

Misericordias.

La guerra fría En verano

Y las noches

De perfumes caídos.

 

Tú.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.