Octavio Márquez

Epílogo



Siluetas errantes se

arrastran hacía las sombras del 

atardecer. Lluvia de

plumas agrestes.


Pluma sobre puntos suspensivos.

Ojos que hablan palabras

sin eco. 


Retazos rojo y azul.

Niños estáticos, aves que

no vuelan. Hálito que baila

con las ramas de los árboles.


Vaivén de luces, tulipanes

escarlata y espejos rotos

rampantes en cada exhalación,

en cada parpadeo, en cada letra que

escribimos.


Pasos sobre lluvia, lejanos,

trémulos, incesantes...


Octavio Aldebarán Márquez. 

Comentarios1

  • Lincol

    Lindo poema con sentido profundo y reflexivo. Es un placer pasar por tu portal.

    Un abrazo.

    • Octavio Márquez

      Muchas gracias. Un abrazo de vuelta.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.