RICARDO V

NUESTRO BANCO

 

Aquí me encuentro,

de vuelta a ti.

Porque he vuelto para pisar tu suelo.

Porque aquí has estado tú presente

y aunque ya no estés,

estés ausente,

es tierra que olvidar no puedo.

 

Aquí regreso,

donde tu imagen aún perdura.

Aquí percibo tu aroma

a pesar del mucho tiempo.

Aquí te cogí la mano,

tarde fría, mes de enero,

y aquí se quedó por siempre

el que fuera un primer beso,

como una roca inmóvil a las ráfagas del viento.

 

Aquí te espero,

donde te he esperado siempre.

El banco guarda tu sitio,

sólido y prisionero de las promesas juradas,

eran promesas divinas,

que un ángel escuchaba

mientras otro las decía.

Éramos dos corazones hablando de amor al cielo.

 

He venido a recordarte,

no te olvida mi memoria.

Aquí te siento conmigo,

persistes en el espacio,

y me imagino llegando,

impaciente a la carrera,

y te imagino esperando,

impaciente en la espera,

con tu traje de colores sentada en nuestro banco.

 

Comentarios1

  • Donaciano Bueno

    El banco siempre fiel, permanece estático, paciente, esperando tu vuelta. Muy bonita la imagen. Saludos,

    • RICARDO V

      Siempre hay espacios, lugares, fechas, hechos que no se olvidan por ser símbolo de nuestras vidas. Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.