Cronistaebrio

A correr

Esta mañana no acepto mas filosofía que la propia

me calzo tenis y el mundo es mio,

nunca aprendí a desistir.

 

La tierra gira al este pero voy siempre en contra,

al no puedo lo deje en cama,

a la pereza le ofrezco una taza con café,

al sol lo oculto tras las gafas,

y al miedo lo espante.

 

Tengo oídos sordos para lenguas de serpiente,

la mañana quema pero se siente bien,

No lo pienso mas ni dos veces

me eche a correr.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.