Adrian García

¡Mírame!

Mira como el reflejo de nuestros corazones hablan por si solos,

se guían a través de la melodía de este amor;

que el tiempo no tendría razón para detener esto que sentimos.

Quiero estrechar mis lazos junto a ti, 

escuchar tu voz perdiéndome en un instante en tus brazos;

deseando de una manera egoísta no apartarme de tu lado.

¿Por qué he fijado la hora en un breve segundo?

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.