David Silvestre

De todo y nada I

Urbe enferma de rutina y consumo,
cristales bañados en sueños viajeros,
pájaros que no sirven como despertador,
portal de los miedos que impiden.

Delirios, idas y vueltas, correcciones,
ingenio de escalera en los despueses,
efímera valentía, cabeza terca
que cuenta las horas, días y meses.

Liszt, Chopin, Dalí,Neruda,
poemas sin destino aparente.
Coltrane, Lechowski, Cernuda,
espejos de sonrisas ausentes.

Legañas y polvo en el corazón,
lágrimas dulces con sabor a tinta,
hastío urgente, mente sin control,
depresión y presentes que esprintan.

Max Estrella de huella comercial,
Eastwood sin voz de Constantino,
caminos que jamás hay que andar,
volver a empezar sin celestinos.

Entre tus nuncas y mi pasotismo
pensar en nosotros es tener fe.
Reveses, caos, sombras y espejismos,
quiéreme si te atreves de una vez.
 


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.