PETALOS DE NOCHE

Cuando el hoy no es como el ayer*


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]

 

 

 

Pareciera que el mar se quebrará,
agujas puntiagudas permaneciendo
en el paisaje cardíaco de mi tiempo relativo,

un guión y un punto aparte

destruyen el aliento de súplica de mi garganta, 
un sol se va extinguiendo en mi pecho...,

ni las palabras del alma podrán despertar
ese arte que con cada gota rojiza 
supo de la pasión imposible del crepúsculo marchito,

-todo gris- el cielo sonríe en las tinieblas,
la mixtura de los acontecimientos emocionales
las nubes preñando la melancolía

adoloriendo ese coro de ángeles mermados en los alaridos de la tierra*


Roja siempre fecunda en las venas
enaltece los ríos que pocamente ahogan el frío de las alturas
en mis ojos borrando las huellas...

Fría la mirada, con la textura de la muerte,
pálida la piel, entrelazándose con los gestos del cielo,
que de a poco se trizan, hasta quebrarse el viento 

filuda es la caída,
sintiendo la esencia de la humedad florida
que inciertamente se clava en las sombras del mañana...


Quiero doblar un poema, sin hoja que contenga el dolor,

ni página que contenga la tristeza,

quiero entregarte una flor,
sin pétalos que contengan el amor,
ni tallo que contenga mi extensión del alma,

quiero torcer este corazón
hasta sentir caer cada pulso muerto
junto al mar en pedazos,

cayendo de la mirada perdida
de esos ojos de noche
refrescándose en las tinieblas,

junto a la pérdida de la lluvia,
donde he crecido para mirar las estrellas falsas
incentivando la falacia de sorprenderme
cada vez que alimentas de acústica mi oído medio,

y... sin querer,
escuche ese último verso

la última manifestación del presente...,

ese último latido...,

sin querer escuche de tu boca la radiación de un "adiós"  

hubiera querido
sentirte ácida

y escuchar de tu boca lágrimas
sintiéndolas caer una vez más
como ese sonido que tantas veces
invento en mi corazón
y tantas veces rozo
con las puntas de mis dedos
sobre esa piel encapsulada llamada pecho* 


Y las mariposas se pierden en ese instante,
mi pecho bombea la fricción del viento
con ese poco aliento que se va contrayendo a un vacío extendido
sobre las cuatro paredes invisibles 
que enfrascan mi soledad paupérrima,

"objetividad pierdes tu subjetividad"

Somos tan complejos, cuando perdemos el instante sin lógica,
somos tan complejos, cuando se pierde la humildad de la lluvia...*


_Soy tan en pedazos, cuando mis palabras no encuentran la forma y el color para dar vida a un único sentimiento_ Soy una lluvia sin lágrimas
perdiendo la humildad de esos latidos que amargamente perfilan el dolor del cielo acompañando mi pedante condición de recordarte cuando menos te pienso* 


...
Eureka otra vez muero.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.