juan maria

MARTES 13 (cuentito) primera parte

                                 MARTES 13 (un cuentito) primera parte

El martes ni te cases ni te embarques...el martes ni hijos cases ni cochino mates...

No me iba a casar, ni tampoco un hijo mio...pero este martes nada iba a salir bien...hoy era lunes...y mañana ya era 13...martes 13...

Mi cuñada venía del tratamiento psiquiátrico ambulatorio, al que no se para que iba porque cada día estaba mas "zanagoria".

Ella, que en otros tiempos había sido mi amante, me odiaba como odiaba a su marido...

...y entre todos nos odiábamos...

Yo no la soportaba a ella ni a su esposo ni ellos me soportaban a mi.

Con ella, con mi hermano, que era su marido y con mi sobrino...todos alcoholicos como yo, comenzamos a beber en forma abundante bien entrado el anochecer del lunes.

No...nada podía salir bien...

Mi cuñada estaba mas agresiva y mas puta que de costumbre y su conducta era mas extraña de lo que yo nunca había visto.

Tomé como siempre, hasta perder totalmente el conocimiento: las borracheras familiares era como las peleas...muy intensas y hasta el final.

Después del coma alcoholico y de la violenta evasión...desperté...martes 13...

Lo primero que sentí fue el dolor insoportable de mi cabeza que explotaba ya casi como una bomba en pedazos.

Inmediatamente supe por el olor acre y nauseabundo que estaba tirado en el viejo y abandonado escusado de chapa a veinte metros de la casa, que por desidia nadie se ocupaba de eliminar, porque pensaba que debería hacerlo el otro.

Ya era de día porque se filtraba una leve luz por las juntas de las planchas de lata con los palos torcidos que las sostenían.

Entre mi deshidratación, el calor que aumentaba rápidamente y la repugnante atmósfera fétida y pestilente traté de incorporarme entre las arcadas que me producía la intensa náusea.

Pero me fue imposible moverme ya que alguien se había ocupado de sujetarme con lonjas de cuero a los postes que mantenían de pie al horrible lugar.

No...nada podía terminar bien este martes 13.

Entonces moví las manos y mi tacto encontró un cuerpo tirado y totalmente inerte en el suelo entre la orina y el excremento secos propios del lugar; enseguida noté su rígidez y al tratar de palparlo tropecé con la terrible rajadura que casi separaba la cabeza del torso del degollado.

...............................................................................................

(fin de primera parte)

Comentarios2

  • Beatriz Blanca

    ¡Qué nauseabundos olores, ¿no podrías echar un poco de desodorante de ambientes? Jaja. Muy bueno y macabro, quiero la continuación.
    Un saludito con tu buena onda.

    • juan maria

      BUENA ONDA PARA VOS CON PERFUMES DE JAZMINES....

      CON FRAGANCIA FRESCA DE FRUTOS DEL MONTE...

      Y CON LA FRESCURA DE LAS AURAS MARINAS...

      .....AMEN....

      UN BESOTE

    • Maria Hodunok.

      Muy bueno, poeta, escritor.
      Te pasaste, es dificil escribir un cuento de estas características. Seguiremos leyendo.

      CARIÑITOS.
      LINDO DOMINGO PARA VOS.

      • juan maria

        SOS UN ENCANTO, BEBOTA...

        MUY BUENA ONDA



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.