Miguel Cruz

Tres Angeles Negros

 

Tres morochas, de negro vestian,

de negras risas, de enviciadas y

gastadas salidas.

No habia nada que pudiera satisfacer

 

Sus ansiedades. 

osadas en un aparente,

como enviadas

por algo maligno.

 

La del flequillo, con su fria

y penetrante mirada, tan

viciosa, que ni cinco minutos

aguantaba, que por debajo de

 

la mesa a succionar iba.

La evidenciaba, unos ostensos e

 e inflados labios.

 

Ahogada en un mar de lagrimas,

la punta del triangulo, a su potente

catarsis, no podia salir.

Ahi presente, la sombra, siendo

 

el centro y cuarto elemento de

la mesa. mas presente, sin necesidad 

fisica de su presencia, reciclado en

una maldición que pesaba indigeriblemente.

 

Los angeles negros, tan insensibles

no eran. Atrapado en su facil perfume

que la atmosfera de taburete, percibia

su impulsiva manera de tragar, cuanto

 

trago, sin discriminar moviendo los

labios, apuntando hacia el baño.

El mar de lagrimas, su premio

consuelo encontro.

 

La tercera,en tranquilo reposo,

solo observaba, limitandose a 

sponsorear la velada. gustosa

del producto de su capitalismo

de amigos.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.