JORGE ARISTIZABAL

La muerte

 

La muerte

 

Yo a ti te canto ineluctable muerte

no sin antes darle gracias a la vida

tu serás el otro lecho, la otra suerte

y tomarás mis riendas y mis bridas.

 

En tu frío tálamo yaceré inerte

Sin  nada para  calcular tus días,

Sin  alguien  para al fin vencerte, ni

descifrar tu inmelodiosa melodía.

 

Te llevarás contigo mis reproches

Mis  temores veleidades, y  dudas,

No dilucidarás mis largas noches

 

Tantas, inconsultas negras y mudas,

cuando desvelé mi alma fantoche

Queriéndote ver muerta y desnuda.

Hermes



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.