Adolfo Cano

EL DESEMPLEADO

                                                                                                   ’’...si a mí me gusta que suenenp`a que                                                                                 los quiero engrasados’’ 

                                                                                                 (DE LA CANCIÓN LOS EJESDE MI                                                                     CARRETA)

 

Todos me miran de arriba abajo; 

de abajo arriba.

Me advierten.

Hacen comentarios acerca de mi nueva vida,

Todos murmuran y gruñen al verme pasar sin cadenas,

Y en las horas más ocupadas.

Por fin soy importante.

 

Todos me dicen que mire la prensa,

Que busque en los clasificados,

En el internet y sus lapidarias direcciones,

Que me convierta en sabueso.

Que me mueva.

Aaahhh!

 

Realmente se sorprenden al verme tan tranquilo,

Al ver que no salgo, que como muy poco,

Que duermo hasta rozar el ocaso,

Y me encierro en los libros.

Que te pasa?

Y de paso, me asustan con sus preocupaciones mezquinas.

 

Y así,

Al verme en ese estado, tan placido

Todos me dan fórmulas mágicas,

Que mande mi impecable hoja de vida 

con mi acabado perfecto,

Que toque puertas,

Que llame a antiguos conocidos,

A empresarios, mis nuevos enemigos,

Ya voy…

 

Todos me dicen qué hacer,

Que venda mi fuerza de trabajo,

Por mucho o por poco, pero que la venda.

Que venda otro tipo mercancía, que comercie,

Que monte un restaurante, un negocio, cualquier cosa,

Que haga algo.

No quiero.

 

Todos me aconsejan,

Que vaya, que venga, que no vaya,

Que llame, que no llame, que escriba,

Que espere llamadas, Que conteste  el teléfono,

Soy sordo.

 

Todos me envidian,

Tienen celos de mi cara feliz y mis andares de viento,

Todos quieren que comparta sus  grilletes laborales.

No, esclavo más no seré.

Aunque me mojen sus insinuaciones torrenciales,

A las aves al secarse imitare 

y continuare libre,

con la poesía

como empleo.

                                                     Noviembre, 2013

 

Comentarios1

  • azazz

    Lo que te haga feliz, síguelo haciendo... qué importan las opiniones mientras no se perjudique a nadie.
    Me gustaron tus líneas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.