Emyzag

**~Sol~**

**~**

Flavo de mi ocaso casi de una noche,

flas que chispa al marcharse de mi cielo,

y si eres mi sol como el fuego que quema,

no quiero que te vayas nunca, si te veo,

**~**

 

sol de mis días tristes y más que dicta el reloj,

y como brújula te mueves a más direcciؚón,

sol de mi eternidad e inmortal luz,

te quedaste conmigo, yo soy tu Dios,

**~**

 

el que en un día te creó y fue para mí...,

poder verte en mi cielo bendito,

no juzguez mis pasos por el suelo,

si yo mismo como Santisima Trinidad,

**~**

 

bajé desde lo más alto y tu fuiste testigo,

de mi viacrucis por la vida,

que yo mismo entregué y que fue así,

y mi rostro al sol con sudor,

 

**~**

 

dejé caer gotas de pasión por el suelo,

no juzguez sol mis pasos, fuiste testigo,

y nada más....porque eres maravillamente un sol....

que siendo testigo, no cómplice de todo.

**~**

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy gratificante la lectura de tus hermosas letras poetisa y amiga...
    Saludos de afecto y amistad de Críspulo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.