Oscar Perez

Romance para los ríos

Romance para los ríos

 

Habladme, ríos, habladme

y detenedme en el agua,

como a la piedra que pulen

o al pez que en contrario avanza,

besadme como a los musgos

que cada ribera alcanzan,

como al sapo que fue príncipe,

como al príncipe que escancia

su llanto entre vuestras perlas,

su reino en esa cascada,

llevadme de vuestra mano

al lecho en que se descansa,

ya los pulmones dormidos,

ya en los ojos bien mojadas

las pupilas que sufrieron

y el iris que en negro calla,

llevadme ante el padre océano,

vuelto helecho, vuelto rama,

vuelto un ahogado que nace

porque al fin regresa al alba,

y en el vaivén del recuerdo

que se agita en la bajada,

que los afluentes revuelven

y los remansos amparan,

hacedme volver sin aire,

sin sueños ni amor ni nada,

que todo quedó en la tierra,

que todo es naufragio y lastra,

menos tu arrullo de fuego,

menos tu sed que me calma

y el cantar turbio y sereno,

de mis ríos vueltos habla,

olas de mil verbos turbios,

remolinos de palabras

en que al fin, vuelto silencio,

todo mi sonido calla,

y aquí me funde, mis ríos,

a un discurso que es de playa,

de transitar infinito

y de boca sin medallas,

y así, cantando, enseñadme

lo que no sé de mi casa,

lo que no se de mi pecho,

lo que no tengo en garganta,

habladme, que ya estoy dentro

de la corriente que arrastra,

del inundado terreno

de mis sueños y mis ganas,

del corazón en el lecho

y de tu pez en la almohada,

voy a escuchar en silencio,

voy a aprender cómo cantan,

y entonces todos seremos

un par de orillas que marchan,

ya hacia el mar, ya al horizonte,

y ambos hechos de una fragua,

la que en allí es llanto del mundo,

la que en mi es apenas lágrima,

dos formas de ver el tiempo

y de lavar sus entrañas.

Habladme, pues, ríos buenos,

que aunque lloro, escucha mi alma

y el hombre en mil redes preso

y en su andar vuelto batalla,

ya en el mar mudos seremos,

ya en el fondo, rocas y algas,

pero en tanto allá corremos,

habla, río, ruge y canta.

Yo lo mismo haré en mi cauce,

agua azul, de sed que salva.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

29 04 14



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.