Yaco Quiñonez

(el pacto) y (la seducción)

La mire a los ojos y sutilmente agarre su mano, me acerque hasta quedar frente a frente, era hermosa y muy tímida digna de admirar


Su mano empezó a temblar pues entendió lo que estaba a punto de pasar, se sonrojo e intento huir, no lo podía permitir 


La abraze por la espalda y susurré a su oído estas palabras; por que me huyes sin hacerte nada ¿, a lo que respondió; por !temor¡ a que lo hagas


Sin brusquedad suavemente la Gire y mi frente choque con la de ella exclamando, como podría yo dañarte¿ si tus heridas serian mías por ser tu amante, me sonrió y me abrazo 

Nota: use la definición de amantes, no con la del siglo XXl si no con la de épocas antiguas , dada al esposo, al novio o valga la redundancia al amado 

Yo también le abraze y disfrutaba el momento, de su cálido aliento mezclándose con el mio, cruce sus dedos entre mi mano para decirle que la amo

Ella solo me beso y nuestros labios se fundieron, así firmando el pacto de amor eterno 

#yacosama


Relato Parte 2: (la seducción)

Vestida en seda color pasión ( rojo), se presento a mi puerta, me sorprendió no la esperaba y mucho menos tan arreglada 

Le invite a seguir, cerré la puerta me gire y aun estaba de pie, se acerco y pregunto; en verdad me amas ¿, calle unos segundos tome un espejo y lo puse en su cara

Me pregunto exaltada, que haces ¿ por que no respondes a mis palabras, sonriendodije; mira el espejo, solo ella sabe si te amo 

Una lágrima recorrió su mejilla mientras muy feliz me decía, ya lo se, en verdad me amas por eso quiero entregarte mi alma

La bese apasionadamente pero mis manos se deslizaban en la seda ardiente, soltó un nudo en su vestido el cual callo al piso 

Se sonrojo y su piel se erizó, le abraze y muy tímidamente mi ropa quito, me abrazo fuertemente y exclamó mientras su cuerpo temblaba; se gentil pues hoy me entregó a ti, a nuestro amor 

Esta vamos de pie, la pase al sofá, sin querer dimos a la alfombra y luego a mi alcoba 

No quería parecer ansioso, me tome mi tiempo y le bese la espalda Mientras mis manos sutilmente la acariciaban 

Con su aliento agitado pronuncio estas palabras; hazme tuya es mi deseo, me detuve y mire a los ojos, tenia una tierna mirada 

Sin presunción le respondí; siempre haz sido mía, nos abrazamos y tome su inocencia, ella solo me abrazaba mas fuerte 

Ya eramos felices los dos, no teníamos sexo hacíamos el amor  

#yacosama: bueno a terminado este relato en donde no quince ser explicito, eso lo dejo para otro escrito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.