Poeta-Maldito1976

AUTO DE FE

Vuestras palabras se acumulan delante de mi boca. No es necesario que las lea con la mirada porque ni siquiera se quedarán dentro de mí. Los intentos de ser mejor que los demás no se conforman con la indiferencia pero se recrean en la insatisfacción de ser uno mismo.


Expresad vuestra voluntad y después mirad cómo se distancia de la mía.


Yo vivo pero no soy. Ni siquiera uno más. Ni siquiera todavía he sido. Lo único que puedo ser es vuestra causa.


Y aún así, me juzgáis por preferir ser feliz sin extrañarme por qué. Vosotros que también vivís sin conformaros sólo con hacerlo. La vida siempre puede renacer en cualquier cosa y algún día también lo entenderéis. Quizás, cuando volváis a ser uno. Quizás también en el mismo frío de esta hoguera. Morir y renacer no es más que un peligroso juego de la necesidad de crecer.


Es una ley no escrita que me permite elegir en casi cualquier ocasión. Mi cuerpo no está tentado de resistir el fuego porque mi alma también se alimenta de él. El aire aquí dentro no se respira, más bien se piensa. Y yo os creí hace mucho, antes aún de que la luna tuviese dos caras, mucho antes de conocernos y me acusáis de llenar mi vida con los demás sin saber que jamás renegué de mí mismo.


Por eso busco cadáveres para comer y me encuentro con que están vivos. Exactamente igual que esta hoguera con la que me vais a perdonar. Y exactamente igual,  en el momento en que mi cuerpo se haya consumido, yo también seré libre para perdonaros.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Muy gratificante la lectura de tus hermosas letras estimado poeta y amigo...
    Saludos de amistad de tu amigo Críspulo...

  • mariarl

    me parece excepcional



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.