CARLOS ALBERTO BADARACCO

EL AROMA DE MI PUEBLO


Huelo al aire
y siento el aroma a pueblo.
Siento su vigor y su pujanza,
la injusticia que destruye ilusiones.
Huelo la paz,
la equidad y la firmeza
pero también la sinrazón
que se asoma por la noche,
y se desata durante el día
liberando el infortunio.
Huelo el sudor de mi tierra
la sombría tarde 
y la faena del labriego.
Huelo la sed, el hambre,
el efímero cantar 
de las golondrinas
que se ocultan ante 
la desidia y la apatía.
Amo a mi pueblo 
en lo bueno y en lo malo.
Huelo su suelo a pesar 
del dolor y la tristeza.
Huelo su suelo y al hacerlo 
capto el coraje de su gente.

CARLOS A. BADARACCO
25/4/14
(DERECHOS RESERVADOS)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.