valentino arrabal

SENTENCIADO

En esa vigilancia eterna

Estoy yo encerrado

Tal es ello no fraterna

Ni muy amañado

Con espíritu cualquiera,

Vivir de ausencias

Así el amor malquiera

Dejándonos las horas vacías,

Sin monedas porque sufrir

Se alza con honor el puro talento,

Si he de saber sobrevivir

Evitare el infructuoso lamento,

Por donde vaya miraré

Con brillo de estrellas mi destino

Y no me amilanaré

Si he de amar con desatino

Las cosas que olvidaré,

Y no hay carne de poeta

Que no se inmole ante sí mismo

Con su honda protesta

Buscando vencerse a sí mismo,

Por eso, solo viviré sin remedio

Esta vida que no pedí vivirla

Y con el bolsillo sin un medio

Apostare  por la poesía para sobrevivirla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.