Miguel Cruz

Hipnosis de Mar

 

En una distancia, tu pena percibi.

Tildada en el aire, tus verdes ojos

hipnotizados, en sus permanentes

cuelgues, su ansioso ritmo segui.

 

El emotellamiento al bondi  enrredo.

El bailoteo de parpados, una lentitud

de reloj de arena, sentia.

 

La distancia clavada en una

estatica mirada colgada en la

misma nostalgica pelicula de

su "pasada felicidad".


Sus esponjosos labios humedos

como una gran gelatina roja,

quieta como una gran corazon.

Esperando que la rescaten, no


quiere secarse en esa tristeza.

Necesita que no la dejen desidratarse.

Como un gran reloj giratorio, hipnotizado

no le pierdo el ritmo, mientras el bondi


a destino va llegando, su cara

se aleja.

Sin un minimo parpadeo, sus verdes ojos

son un eterno oceano del cual


mi imaginación, se sambulle nadando

hasta ahogarse, bien en el fondo 

de ella.


 


 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.