Aaron Krauss

Imagen Divina

Tengo la imagen divina

de la mujer que besó el cielo

y en su aura de idolatría

se ven los colores que bañan

los pétalos de todas las rosas.

 

Retrato de mujer,

reflejo puro y virginal

del espejo en que se

mira cada mañana.

 

Nace en ella la gala de la noche,

la alegría de los días, 

el pulso en los corazones,

la marea agitada y las olas mansas.

 

Nace casto ese aroma a perfume

 como brote de gardenia 

en las desoladas islas oceánicas.

 

Emana como vapor de agua

desde su cuello de mármol,

por cada poro en sus muñecas de cristal.

 

Tengo la imagen divina

de la mujer que besó el cielo

con la modestia del retraimiento.

 

La consegui entre los abedules

mientras la tarde nos vigilaba.

 

Tarde permisiva, tarde limitante.

 

Nos vió compartiendo aliento,

nos vió llegar a la plaza

con los dedos trenzados,

sonriendo durante horas.

 

Tengo la imagen divina

de la mujer que besó el cielo.

Tengo la imagen de la mujer divina

con la que beso el cielo

Comentarios1

  • mariarl

    que dichoso cuida la besos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.