luciotamaka

UNA MIRADA

Entonces te vi, allí, arrimada al muelle, con tu cuerpo inmóvil

Observando el horizonte lejano.

Tu mirada se reflejaba en el mar y

Dejaste caer en tus labios un respiro.

 

¿De donde ha surgido tanta belleza?

Del otro extremo, cuidadoso mis ojos corrían y se mezclaban con la brisa

Apartando estorbos para visualizar

Una mirada tuya.

 

Cautivo de tu espera, el ocaso brotaba.

Cesó la luz del sol y tus pupilas se arrimaron a mí,

Incluiste en tu alma mi rostro

Encendiste con tu mirada el candelabro de este amor.

 

Y así nació nuestra historia.

Entregué mi sangre a tu corazón

Mis mañanas, mis miedos.

No existen labios que nieguen tus besos.

 

El impedimento del destino agrietó

el espíritu de nuestros sentimientos,

La tibieza de tu piel y el

Bálsamo de tu cabello.

 

¿Cuántos otoños han pasado?

Alzando restos de mi corazón herido, arrojé tus cenizas al mar

Donde las olas te llevaron al paraíso y con lágrimas resbalando por mi mejilla

Y el llanto eterno, te despedí.

 

Sé que algún día moriré, está escrito en el cielo, desearé el momento.

 Mi corazón me guiará a tu semblante en el infinito

En busca de una mirada

Y así poder decirte que, Te Amo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.