horaciojose

No me mientas


No me mientas que te corres

No te corras que me mientes

Así de simples y simétricos somos ambos

Recurrimos a los escarceos de la palabra

Para eludir el sentimiento

No me mientas, ya es tarde

Recala en esta playa, pasa la noche

El día hará señales a cada deseo que evoques

Entonces partirás hacia vos, así de lejos

En esta simpleza comienza el camino

Como la visión desde el atalaya

Veremos el horizonte viejo, las olas torvas

Y la cadencia del reposo se hará carne

No serán necesarios los cabildeos

Están jugadas las noches, están quietos los días

El mar, la montaña, todo ocupa su lugar

Solo espera que lo veamos juntos

Al comprender la forma, será único el espejo

Daremos luces y se harán escasas las lágrimas

Los objetos nuestros nos harán cercanos

Entonces armaremos alas de papel y volaremos

Hacia la nada, temprano muy temprano

Para buscar los sueños postergados

Un buen vino blanco para tu cena

Y el tinto en mi retablo, amor distinto

Amor a ciegas como si estuvieras enamorada

Amor certero como si supieras que lo quiero

Cotidianos gestos nos darán las manos

Colgaremos los celos y las penas en el viejo perchero

Llenaremos los platos de comida nueva

Y la casa volverá a tener el color deseado

Será para la primavera



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.