Raul Gonzaga

Cautividad

Después de unas felices vacaciones,

De disfrutar de completa armonía,

En el campo; la dulce melodía

De las aves y el color de las flores;

 

Después de ver felices corazones,

No la ansiedad ni la melancolía,

Esa vorágine del día a día,

Desesperación por tantos temores;

 

Me percato que es la inmensa ciudad,

Ese escenario gris y desolado,

La causa de esa agobiante ansiedad

 

De esa angustia y corazón destrozado:

Somos seres que la cautividad

Muy lentamente nos ha aniquilado…

Comentarios2

  • Raul Gonzaga

    El cautiverio de nuestros hogares, la amenazante violencia, la inseguridad, la competencia económica del consumismo, lo injusto y poco respetuoso de muchos de nuestros gobiernos, lo difícil de mantener nuestro "modus vivendi", los conflictos familiares y a veces los problemas vecinales, nos están llevando a vidas llenas de stress, de tensión, de enfermedad y de muerte...

  • Maria Hodunok.

    Hermosos versos, amigo y una gran realidad. No hay mejores vacaciones para despejar la mente y el alma, que ir al campo.
    En la ciudad se hace imposible vivir.

    CARIÑITOS.

    • Raul Gonzaga

      María Hodunok, gracias por tu acertado comentario; ver a mis hijos en la alberca, vivir y caminar por el campo, en paz y con los ruidos armoniosos de Natura, disfrutar de una comida no tan contaminada y sin límites; todo nos llena de optimismo; si así viviéramos, dirigidos y apoyados por un honesto gobierno, todo sería diferente; pero eso no es posible; saludos y un fuerte abrazo fraternal...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.