Ostoatl Texotli (Zorro Azul)

SECRETOS

Que pueden contarte mis ojos tristes,

que puede decirte mi cansada voz,

si fue mi piel la que un día tuviste

enredada en aquel lecho de amor

 

 

Que puede contarte el corazón mío,

si todo del el, lo conoces de sobra

soy como el agua del caudaloso río
cristalino, sin mancha, sin sombra.

 

 

No, no me pidas entender la vida,

no me pidas entender el tiempo

aquí, para eso no hay cabida,

pues mi alma es como aquel templo

 

 

Abierta a todo aquel que busque

de paz o de consuelo una palabra

más en su corazón solo guarda

un poco de aquel amor de hombre

 

 

No, no me pidas estar ahí siempre

pues en días mis pies detendrán el paso

me quedaré rendido, y en un abrazo

a la dulce muerte seguiré a la cumbre

 

 

No, no estoy más aquí para amarte

no estoy aquí para rendir tributo

no, me tienes aquí para seguirte

mucho menos para guardarte luto.

 

 

Pues el camino trazaste con tus manos

y en él, la senda cada vez más lejos,

nos arranca del amor lo humano

y nos hace cada vez mas viejos.

 

 

Te amé, negarlo jamás podría,

ni al viento que mi faz refresca

ni al sol que a diario me calcina

ni al amor mismo, que me apresa.

 

 

Libre eres de continuar tu paso,

no te detengo ni te ato a mí

libre eres de beber del vaso

libertad que buscas para ti.

 

 

Mas si un día la vida te traiciona

y te sientes abandonado por el mundo,

no dudes en buscarme y reflexiona

y en mis brazos ven, y quédate dormido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.