luciotamaka

Infiel

 

 

Aléjate de mí bestia sanguinaria,

Ya no clavaras más tus garras en mi piel.

Huye, mientras te quede aliento

Porque viene por ti la muerte sigilosa

 

Acechando cada movimiento de tus sucios pies,

Márchate.

Refúgiate donde  ni tu sombra te halle,

Porque hasta ella misma te busca.

 

Desaparece de este universo

Corre, vuela, nada

Haz lo necesario para pagar tu deuda,

Ni con el sudor de tu alma podrás saldarla.

 

Hiciste mucho daño, mi alma heriste.

Ya no tengo cura.

No existe medicina

Para tanto dolor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.