chuspa

TRONCO ARDIENDO

Tronco ardiendo

 

 

Fuiste en vida altivo

Y buena sombra tus ramas dieron

Pero  esta tarde de invierno,

Cuando te extingues en el fuego

¡Asombras!  con la vida que llevas dentro

                                             

Y aunque es para dar calor,

Por lo que estás en el fuego,

Crujes como el mejor leño

Y siento la resina y tu savia

Como invaden toda la estancia.

 

Pero es viendo el contoneo de tus llamas,

Que parece que me hablan,

Cuando más la soledad siento,

Porque solo tú, viejo tronco,

Esta fría tarde de invierno me acompaña.

 

                                                  

                                                  

Campo Sta. Eulalia                                   Elda 14 de enero de 2007

                                                    



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.