jomarmtz

Oda a la bailarina exótica.

 

La ocasión

se ha tornado oscura,

el humo

ha fecundado

el aire

con su albor,

todos

los rostros

han sido digeridos

por la penumbra.

 

¡De pronto

apareces

en un fulgurecente

halo

de misterio!

El ambiente

se ha transformado

en un tropel

adocenado.

 

Caminas lentamente

hacia artificiosos

destellos que

diafanizan

la desnudez

de tu cuerpo,

las miradas que

te contemplan

estupefacen

al seguir

tu trayecto.

 

Sostienes

un camino

de plata

que te eleva

como pan

enarbolado

por el fuego,

generosa

develas tus pétalos

en una danza carnal

que exalta

y deleita

la mente

hacia

una apoteosis

de lujuria.

 

Doncella de la noche,

nadie hace

de tu piel

una poesía,

para ningún poeta

significas alegoría,

solo aquel

que te ama

te corona

con guirnaldas

de adalid.

 

Cuando llegas

al opus magnum

de tu ritual,

te conviertes

en diosa nocturna,

nívea,

cristalina,

pragmática

y portentosa,

eres un botón

que se ha convertido en flor

Una flor

que

todos quieren

desflorar.

 

 

 

 

Comentarios1

  • bambam

    Muy buena intención amigo Silverio}
    bambam



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.