Fugaz

Mi querida compañera


Me he acostumbrado tanto a ti querida soledad,  en mi habitación te abrazo sin reproches,  platicamos mis alegrías, mis tristezas, mi verdad  y entre tus brazos duermo cansada cada noche....
Estar contigo es ya un hábito mi amiga,
 eres tu mi confidente, te platico, me aconsejas,  conmigo siempre estás, no te alejas de mi vida,  vuelvo a casa cada noche porque sé que tú me esperas.
En mis noches de insomnio me acompañas,
 cuando los recuerdos regresan a mi mente,  es contigo con quien puedo revivirlos y en tu regazo llorar mi amor ausente.
Querida soledad cuando hablo sola en
 el silencio de la noche me contestas,  en ti busco la inspiración para mis versos  y es contigo con quien doy forma a mis poemas.
Soledad en mi vida eres parte importante,
 mis sueños siempre velas, solo tu me acompañas,  a tu lado soy feliz creo que he llegado a amarte  solo tu aquí conmigo siempre cada mañana.
El tiempo transcurre bastante aprisa soledad
 no perdona un minuto, no puede detenerse, no debemos perderlo ni dejarlo pasar  tu y yo hemos decidido vivir intensamente.
De encontrar el amor, conservo la esperanza
 espero que muy pronto venga y toque a mi puerta, más si nunca llegara, si de mí se escondiera  a tu lado querida, seré feliz hasta que muera.
Porque fiel solo tú, mi amada compañera.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.