Escritor Ingel

CALOR DE VERANO

 

EL FESTEJO ESTABA A PLENO

en la casa solitaria.

La noche estaba cerrada

y en los calores de enero

la fiesta era un caldero,

el jolgorio abochornaba.

 

Con mi copa fui hasta el fresco,

hacia el rumor de las aguas.

Y tal como siempre estaba

casi aquietado en la arena,

el mar jugando allí cerca

a tocarlo desafiaba.

 

Allí te escuché invitarme

A caminar por la playa.

La gente que festejaba

nunca notó nuestra falta.

Supe que iba a conocerte

sobre la arena templada.

 

Reímos y correteamos

ambos al borde del agua.

Nos tendimos en la playa,

de los demás, alejados.

La noche, el mar y el verano:

la pasión nos abrazaba.

 

Allí besaste mi cuerpo

mientras mi ropa quitabas.

Tus manos eran dos brazas

y de fuego eran tus labios.

¡Que deleite provocaron

en mi piel, sobre la playa!.

 

Fue intenso nuestro delirio,

grandiosa nuestra pasión.

Y la urgencia nos unió

a los dos sin conocernos.

Nos sorprendió un día nuevo

queriendo asomar el Sol.

 

Apresurados partimos,

Nuestros pasos desandamos,

cuando a la casa llegamos

los besos eran olvido,

y ese fuego que sentimos

quedó en la playa, apagado.


 

© ESCRITOR INGEL LAZARET

 

Comentarios1

  • Maria Hodunok.

    Maravilloso, poeta. Que forma tan románticamente bella, tenés para escribir estos versos, que no los considero eróticos, sino muy sensuales.
    Es un placer volver y leerte.
    CARIÑITOS.

    • Escritor Ingel

      ... eso justamente es lo que pretendo lograr... gracias María!!!...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.