CARLOS ALBERTO BADARACCO

NO POEMAS

EL NACIMIENTO   

Quizás pueda cabalgar a través de mis sueños,

hasta allá, cuando mi vida comenzaba

y resbalaba a través de un tobogán cerrado,

blanco como la nieve blanca y azul como el cielo azul.

Estaba desplazándome por él con las piernas tomadas.

En mi desliz, el calor me anunciaba un amor profundo.

Había colores distintos, pálidos matices de ensueño,

Una brisa de hermosa ilusión corría

empujando la felicidad delante de mí.

Avanzaba tras de ella, dando vueltas, mil vueltas.

En cada tramo una luz blanquecina me acompañaba,

con esa brisa feliz que pujaba.

Había una extraña fuerza que advertía

un mundo distinto frente a mí.

Era yo tan feliz como el cielo lo era.

Había una dignidad extraña que me rodeaba

y luego amanecí con el calor de mi madre

y mi pequeño cuerpo recién nacido.

 

CARLOS A. BADARACCO

2/4/14

(DERECHOS RESERVADOS)

---------------------------------------------------------

 

MOCEDAD

 

 

 

Llegaras del más allá,

 y luego te fueras

 como un recuerdo borroso, difuso,

 y entonces no verte nunca más.

 Abrazar con ahínco las palabras

 y luego perderlas en el tiempo, derrochadas

 después de disfrutarlas.

 

 

 Yo estaba allí, ahora ya no estoy,

 estoy aquí en el lejano futuro

 que ideaba.

 Lo pensaba otro

 y sin embargo es este,

 hermoso futuro que estoy viviendo,

 ahora, tan lejano de aquel pasado

 que fui dejando vacío,

 lleno de ilusiones.

 

 

 

CARLOS A. BADARACCO

 8/4/14

 (DERECHOS RESERVADOS)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.