Katalina Camus

POEMA XX

 

 

Eres tú el ángel de mis visiones,

amante callado que busca en la sombra

el cuerpo dispuesto de una mujer joven,

para saciar así sus propios deseos,

deseo que solo el pecado tienen por nombre.


Eres tú quien en las largas noches

de invierno, colma de lluvia mi anhelo

y se alimenta de mis ambiciones,

fiebres prohibidas a las mujeres nobles,

solo el pecado tienen por nombre.


Eres tú quien sofoca el calor del verano

con la brisa fresca de tus manos,

prohibido eres todo tú, prohibido es tu tacto.


Eres tú el fruto de mi mente insana,

excluida por siempre del

escenario natural de los hombres.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.