L. Roberto M. Uriostegui

Ahí estás

Quise encontrarte al final de mi botella

ahogarte en la inmensidad de mi llanto.

Amargo como el vino que tomaba

sabiendo que contigo perdía la batalla.

 

Quise encontrarte en mis oraciones

en las cruces del calvario imaginario.

Vanas rezanderas, hipócritas emociones,

no pude encontrarte ni en las canciones.

 

Levanto mi mirada a la altura de las nubes,

parece que veo la luz del sol aparecer

es tu sonrisa, más bella que el atardecer.

Parece un sueño, pero en serio ahí estás.

 

Y ahí estás, en cada verso que no escribo,

en cada noche que paso solitario.

Y ahí estás, en mis lágrimas, puro olvido,

en cada sueño que no he vivido.

 

Comentarios1

  • el poeta del abismo

    Un poema puro que sale de su alma en su totalidad
    Me gustaron sus versos que son muy originales.
    Saludos de amistad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.