Albin Lainez

con templo

Creo que en las cimas recién

podré sentirme sano. Allá

cerraré tanta herida causada

por trenes de exterminio

y continuos disparos. También

el frío que hubo de colarse

entre pecho y espalda junto a

residuos de tabaco y gases

nefastos

Orillando el firmamento

será donde oxigene la mente

hoy blanca de imágenes pero

invadida de logos y falsos

consejos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.