alcides rojas

La arboleda

Si ella hubiese estado aquí habría llorado

el viejo desalmado quiere sacarla del nido

deja las bases flotantes y rompe el techo

para que entre el agua que despedaza

 

Ella quiere morir

Él destruye las columnas de su hogar

cuando se doblan las ramas y se precipita la lluvia

 

No se ve el rostro detrás de su velo

tiene la vida expuesta y los sentidos abiertos

es una proyección

estática a merced del cielo

Mira hacia el bosque y los faunos

la invitan a perder la vida

 

El agua corre por la calle donde torturan perros

y los arrojan a las quebradas

que inundan los hombrillos del sueño

 

Suplicio de voces decadentes

maldición del que sufre

y la vida se burla y lo preserva

¿Será que Dios sigue probando a Job?

Pero yo no entiendo su palabra

y no sé si volver a casa

ni sé si vale la pena volver

 

Entonces sigo la canción de las chicharras

hacia la arboleda



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.