margarita 26

LA MAS BELLA

 

Te canto para que el viento haga eco con mi voz

Y para  que todos sepan que:…

Cuando hablo de acequia, de pandito, de cepa,

de vino, de fondo, hablo de vos.

 

Que cuando topa el camino,

O el zonda llena de tierra 

 tu patio  y nubla tu mirada,

y la helada se torna tan  intensa,

que equipara  con  sol que abraza el  estío,

hablo de vos.

 

Estoy venerando tu suelo, tu alameda y su verdor.

Estoy anhelando dormitar una siesta bajo tu sombra,

Estoy soñando bajo tu  luna, espejo de tu esplendor.

Porque  soy de  Mendoza, señores.

y de esta tierra no me voy.

 

Te canto Mendoza, porque te quiero,

porque en mi infancia…  la vendimia fue  mi himno,

Y tus montañas las que alimentaron  mi imaginación

Mendoza, tierra fecunda, nombre de mujer hermosa,

de historias,  tragedias,  amores y leyendas.

 

Mendoza donde el milagro se llama agua,

y la sangre es borgoña y pasión,

donde las uvas desfilan y maduran bajo  tu sol,

uvas negras, blancas, rosadas

uvas que de tanto recibir pisadas,

emergen en un hechizo de sabor :

Cabernet… Merlot,  Semillon,

Tempranillo, Torrontés,

sabores que seducen con señorío  propio,  

representando tantos labriegos que te podaron con sudor.

 

Te canto porque tu suelo piso,

porque si no te tengo,  te añoro,

 porque de tanto amarte,

me  estalla mi corazón

y entonces te canto para

que el viento haga eco con mi voz

trascienda montañas,

llegue a la nubes o  el sol

Y para  que todos sepan

que también cuando me callo

y el silencio invade mi alma

 sigo pensando en vos.

 

                                              Margarita Monse 

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.