galision

un llamado

Mi llamado.

 

No llamo a las mariposas a este conflicto

ni pido a las estrellas del pasado

a mediar el amor que han olvidado,

ni molestaré a la luna inerte, sin suspiro.

Y menos al sol que no sabe, sino quemar.

Es trillado en los versos enunciar

a elementos destinados a no amar

solo giran y giran según la gran explosión.

Buscaré en el capricho de la mujer,

la razón- sin razón- de su olvido.

Si, a esa mujer que anidó en su pecho

la emoción de mis besos; de mis labios

a la que distrajo mi vida con su voz

de sirena en el océano de azul infinito.

No diré a los pajaritos de un solo canto,

ni a los grillos de luces sin rumbo.

No, pobres ellos, no saben amar

como yo amo con el alma y espíritu.

Amo con mi aliento, con mis sueños.

Amo con mi canto ya solitario.

Amo en las noches claras y negras.

En ellas recito los versos a la dueña

de los perennes y benditos olvidos.

Solamente apelo al amor que me dio,

A su fuego nocturno y aun diurno,

Veré si aun recuerda que mi cuerpo

era el delirio de un arco iris

en su figura de ángel que perdió el rumbo

del cielo que le tenia prisionera.

 

Aun te espero!!!

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.