Raul Gonzaga

Para alguien muy especial.

A la niña más hermosa que he conocido en mi vida;

La de los ojos sublimes y esa ternura divina;

A la mujer más hermosa hoy le quiero dedicar

Estas palabras sinceras, aunque ella merece más;

 

A la niña que recuerdo y a la dama que ahora es,

Le reconozco elegancia, presencia y sensatez;

Con un toque de inocencia y otro tanto de atracción,

A cualquiera que la mira le arrebata el corazón;

 

A esa niña tan querida algún día le ofrecí

Que le estaría escribiendo lo que hoy por fin escribí;

Pero ahora yo comprendo que no existe poesía

Que a tan hermosa mujer el describirla podría;

 

Por eso hoy sólo afirmo: -eres sublime creación;

La expresión más delicada de lo que ha hecho el amor;

Eres como inmenso espacio, como ese tiempo sin fin,,

Eres total universo: todo daría por ti…

 

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Hay bellos seres divinos que los genera el amor, de tan hermosa presencia, de tan radiante fulgor, que por doquiera que pasan desatan tanta pasión que te arrebatan la vida, te roban el corazón...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.