j.ll.folch

Recelos

 

 

Cuando la vida frágil se someta
al fuerte impulso eterno del destino;
y la paz frene el propio desatino
habrá alcanzado la vida su meta;

 

 

y al pararse la mano siempre inquieta,
señalando con un dedo el camino,
mostrando el devenir a su vecino
cual certera da el norte la saeta;

 

 

entonces se verán surgir luceros,
luciérnagas lejanas nos esperan
haciéndonos los pasos llevaderos.

 

 

Recelos que del más allá aun imperan
sabremos si son regios y certeros,
o son sombras que al vacío huyeran.

 

14/4/14 j.ll.folch

Recelos por j.ll.folch se distribuye bajo una Licencia Creative Commons



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.