CARLOS ALBERTO BADARACCO

SELECCIÓN DE POEMAS V

SURCOS

Habré de enterrar entonces la luz
para que duerma el alma
en cada presencia, en cada hastío.
Luz del alba, encendido el pecho

Habré de cantarle al surco
o mirarlo siquiera acanalado, excavado.
Mis lágrimas corren silentes
sobre el pedrusco suelo pampeano

Guijarros en tierra adentro, 
cardos y abrojos tiernos
están sobre el campo mis sueños, 
orillando emociones nuevas. 

¡Ay de mi tierra alma!
¡Ay de mi tierra vida!

CARLOS A. BADARACCO
14/4/14
(DERECHOS RESERVADOS)

---------------------------------------

LIBRO VACÍO

Allí al dorso del libro que leo
descansan los latidos del tiempo,
se acrecientan distancias en un suspiro
al dorso del libro que leo. 
Se sienten espacios vacíos, 
colmados de nulidad absoluta.
No hay contenido al dorso 
del libro que leo en silencio. 
Al abrir el libro mis manos
dicen “¡está vacío!”
y el sueño se me va acentuando
al ver el libro vacío. 
Están sus letras en mis sueños 
con la voz clara y profunda,
del tiempo que se fue hartando.
Las distancias están en mis sueños truncos
por ello no hay letras seguras.
Hay fábulas, alegorías, apólogos
mas nunca letra segura
en mi libro vacío que estoy leyendo.

CARLOS A. BADARACCO
14/4/14
(DERECHOS RESERVADOS)

----------------------------------------

SOFISMAS

¿Habrá cosa segura
entre lo genuino y aparente
que hoy apele justicia
entre una masa confusa?
Es que,
las palabras son yerras,
vacíos sofismas del tiempo
que caerán como bólidos
cruzando espacios finitos.

CARLOS A. BADARACCO
14/4/14
(DERECHOS RESERVADOS)

---------------------------------------

VIVIR VIVIENDO

Se van cerrando las ventanas,
las luces se acentúan
en esta oscuridad del alma.
Los tiempos se cierran día a día
y lo más triste sería
no haber dejado nada en el sendero
y terminar de cerrar las ventanas
con un nudo de silencio ante la vida.
Yo siento que las ventanas se cierran
pero la luz se va incrementado en mi alma
porque le he ganado a la indiferencia,
el egoísmo ante mi ha sucumbido,
he terminado con la soberbia
sembré en mi sendero las semillas que debía.
Hoy puedo sólo agradecerle a la vida
haber vivido con la felicidad de vivir cada día.

CARLOS A. BADARACCO
14/4/14
(DERECHOS RESERVADOS)

--------------------------------------

 

CUANDO EL SOL SE ESCONDA

Allí estarás, bajo la lápida 
cruel de lo barato.
Cuando el sol se esconda.
Estarás allí, con la máscara 
del diablo entre las manos.
Cuando el sol se esconda
Y cuando el sol se esconda,
estarás también encerrado
en un ataúd de madera lustrada,
esperando aquel momento
en que la vida misma te recuerde
y justifique los viejos días que viviste.
Cuando el sol se esconda
estarás cumpliendo cien años de amargura
y lo que tu esperabas y nunca vino
marcará el sino fatal de tu destino. 

CARLOS A. BADARACCO
15/4/14
(DERECHOS RESERVADOS)

 

 




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.