Anthony

Y otra vez te canta...

Brotó de la fuente estéril,

ríos de la fría roca,

y de la tristeza y el llanto,

manantial de alegría reboza.

 

Retornó el fénix de las cenizas

en un ardor fugaz y trémulo,

iluminando con el parpadeo

de su llama, el corazón entero.

 

Volvió a la vida el que entre nieblas,

al cielo proclamaba estar muerto

y ahora se levanta y junto a los vivos

camina, escribe, y otra vez te canta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.