RICARDO ALVAREZ

BAJO TUS CEJAS- 2 DESPERTAMOS CON FRUTO- 3 - CONTRADICTORIOS

 

Desbocado vapor de caricias,

centella de fuego,

fragmento de sombra.

Fulgor de estrella

te vas enredando como hiedra

en multiplicados pelos de mi pecho.

 

Raptora de mis ojos,

cautivo sabor de ambrosia,

no la sal, sí el azúcar,

no la ceguera de estos ojos que deslumbras

con el rosado de flamencos

en la mitad de mi mirada.

 

Arrasador viento en la tempestad de estío,

ruedas en mi boca dulce herradura de cuero,

haces de mis belfos cultivo de tu aliento.

Muñeca mía, piélago naranja,

las astillas del nido te aguardan.

 

Fundadora de mis sueños, crepúsculo

de espalda eres al entrar a tu derrotero.

 

Mi piel es la planicie de tu vuelo amarillo.

Ave nocturna de polen enciendes mis frutos

de brasa ardiente

con la fricción ancestral de tus manos,

que parecen jugar con la llama desnuda/.

Al acariciarme,

palma de uva,

me haces producto de ceniza,

consumación agotada en olas

que arden en tu seducción vestal.

 

Flama de quemadura,

buscas los rincones

en los cabellos ígneos de mi alma.

que se inmolan en el canto de tus palabras.

Mujer mía, de palomas,

tulipa escarlata, verbena de mis ansias,

me cautiva el vaivén de tus pestañas y

el cierre de sombras en tus cejas pardas/.

En esta comunión de lentas espiras

que se abrazan

somos el producto que distribuye

humo en las ventanas del alba.

cuando veo despertar tu rostro

en el círculo del amor que abrazo...

Somos la vastedad que alcanza

la altura del parral destilando mosto,

en esta brecha de fuego nada nos separa,

somos una sola proa de arca,

Integrando tus senos en las hebras

relevantes de mi pecho

que te abarca.

Ahora duerme,

púrpura fluido en que flota mi barca,

la noche ha venido a dormir en esta senda

donde la vida respira

en el extenso cosmos

al calor de los cuerpos

que en reflejo se rozan

mientras el ocaso descansa/

 

Bajo tus cejas de abano partidas

la luna aletea en aspas de amapolas

y los cometas reposan en la intemperie

de dos cabezas que son  sueño y alas

de nupcias en el lecho que exhala fragancias/

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

--------------------------------------------------------------------

2- DESPERTAMOS CON FRUTOS

 

 

Nos despertamos amor

con la tibieza de los frutos,

dulces colgajos de uvas enracimadas,

suspendidas en las hebras de las nubes/

 

Una templada estrella de caña

nos bañó de almíbares,..

bajaba melaza

por la altura de tu cuello

incitando un ritmo yugular.

donde mi mirar abía su alborada.

 

Sentí esa fatal catarata

cuando el mador se intercambiaba

con saliva en límbica expresión/

 

Entramos al cesto del sol con

con los cuerpos en acción.

La vida estallaba en camino gutural

descongelando palabras de agua/

 

Las manos querían bogar

entre el deseo de blanca espuma

que partió como un rayo

en dos mitades el tronco ancestral

del amor/

Níveas ramas desnudas

de hojas y relámpagos/

Desteñidas corolas

cuando el alba interfiere

el derrotero de la nova/

 

Se develan como navajas

partiendo piedras de fino estilo.

Amada…

En los huertos cálidos de fusión somos

manojo de laureles en huracán.

Larga tempestad del tonel

macerando vino/

 

En turbulencia de instinto volamos

lentamente la telaraña de los palmos

que nos hilvana

en el desfile del tiempo

donde la razón es elemento fugaz,

- voraz instinto de corcel

felino-

nos propagamos con la llama anclada

en las dedos,

sumergidos en panales de estío/..

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 

 -----------------------------------------------------------------------------

3- CONTRADICTORIOS

 

 

No inquieta el resplandor

de la libela y

es habitual el vuelo libre

de la mariposa desfilando.

Se desdoblan

vetustos rieles de trocha y

en esa ambigüedad de metales

desbarrancan en única huella.

Se tergiversan los testimonios

del caos cuando los vagones

entierran ciudades.

 

Buscando el fortunio del trébol

de cuatro hojas

en el dictado del pasto dejamos la marca.

Dolor de jacintos y esporas,

no aprendimos la aflicción

de la exprimida esponja.

 

Torneo de grillos,

medallas al aleteo de

exóticas mariposas….

El gusano se estableció en la rutina del osario

En bajos huecos del pasado

resiste el peso de los cuerpos.

Pavesas volaron a los tejados

y por el ático arrojaron memorias

Almohadas de olvido,

lechos flameando

bajo sabanas.

Calcificación en los plexos,

calvario de nervios clamando.

Hemos derribado fósiles templos

y el hombre común solo quiere

dormir en el sueño de la mariposa.

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.