Araceli Vellber

Huelo, tu existencia.

Huelo a tierra, a sol, a mar, a estrellas

Huelo el aire como se acerca

Huelo la luz cuando esta cerca

Huelo tus venas a hembra

Huelo las caricias de tus manos tiernas

Por oler, huelo hasta tus letras.

Respiro de tus olores, sus esencias

Alimentando mi pulmón izquierdo

El cercano a mi corazón, el que tiembla,

Entre olores, sustos y sorpresas.

Huelo la mentira, cuando es cierta,

Huelo la verdad, cuando es verdadera

Y en estos caminos perfumados, para mi existencia

De la mano izquierda,

De la mano derecha

Y al compas del azufre de las tormentas,

Como una niebla densa,

Que todo lo cubre, todo lo humedece,

También suaviza, tu voz lenta y pausada

De los ángeles, en tu siesta.

Con la arrogancia más discreta

Del que una vez piensa, otras interpreta

Con la facilidad de la expresión de tu boca

Solapando pieles, entre letras

Jugando al escondite con mis venas

Amaneciendo un día vestida

Acostándote, otro despierta

Así huelo a veces hasta lo que piensas

Y otras interpreto tus letras

Pero aún, no he recibido un beso de tu boca.

Comentarios1

  • BlackButterfly

    ¡Qué profundidad! me encanto.

    saludos!.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.