Ludvaldo

SONETO MÍSTICO A LA NATURALEZA

Bosques callados por los que suspira
el éter misterioso y quedo canta
y al espíritu grave y hondo encanta,
paisajes en que el ánima respira
 
el aura universal, la cual inspira
una vida mortal más sabia y santa
que del mundo inmortal nos adelanta
la pureza a la cual el alma aspira,
 
inmensas soledades, altas cimas
dominadoras de profundas simas,
aledaños del místico infinito
 
en los que apenas se contiene el grito
del rapto celestial, en estas rimas
mi anhelo de vosotros dejo escrito.

 

Osvaldo de Luis



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.