Katalina Camus

POEMA XIX

 

Serenos tus pasos me alientan

a caminar con ellos durante la noche,

siguiendo el camino llano hasta

tu puerta entreabierta

mi mente divaga confusa de reproches.

Es mi visita un secreto y es tu secreto

una conquista certera.

Soy tu esclava, tu prisionera,

virgen sacrificada

en el fuego de tu alma.

Nada queda hacer por mí,

soy vieja llama que arde antigua

en las sábanas usadas de tu cama.

Otros cuerpos antes que yo las han marcado

y como yo su sudor por sangre

le han dado en ofrenda

soy tuya, tu presa, tu juego.

Nada queda hacer por mí

Comentarios2

  • Hernandez G

    Hombres y mujeres sin distinción y al igual, podemos ser presos de las trampas del amor y dejarnos llevar por la pasión y los sueños, por las ilusiones y los anhelos, pero es mas valioso he importante el entregarse a la vida en todos sus aspectos con tanta pasión como tu lo has hecho con estos versos. Grato fue leerte.

    Saludos y felices días.

  • clonariel

    si eres consciente que eres prisionera es que el juego inquietante te atrae!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.